JUAN CRISTÓBAL Y CADALSO DE LOS VIDRIOS


Ésta página está realizada para dar a conocer la labor de conservación y restauración realizada por el escultor, en el monumento denominado Palacio de los Duques de Frías, o Duques de Escalona, o Marqués de Villena en Cadalso de los Vidrios. Madrid.

El Palacio fue construido por D. Diego López Pacheco y su mujer Doña Enriquez, Duques de Escalona, Marqueses de Villena y Condes de Santisteban, en el primer tercio del siglo XVI, transformando un antiguo alcázar.
Así mismo construyeron junto al palacio un convento de Franciscanos descalzos.
El convento fue expropiado y demolido en septiembre de 1846, sacando sus objetos y material de derribo a publica subasta en Cadalso de los Vidrios, realizándose la subasta en casa Platero de Madrid.
El 22 de Mayo de 1777, nace en el Palacio Don Luís María de Borbón, hijo del Infante Luis Antonio de Borbón y Doña Mª TERESA Villabriga y Rozas, siendo bautizado en la Iglesia parroquial de Cadalso.

 

 

 

 

Plano levantado en 1777 por Ventura Rodriguez, por encargo de D. Luis de Borbón. Arquitectura Civil Española.
Vicente Lamperez y Romea

1853

1880

El 23 de diciembre D. Álvaro Barriga y Gómez, apoderado de D. José María Bernardino Fernández de Velasco, Duque de Frías, vende cuatro fincas sitas en Cadalso de los Vidrios:
El Palacio, constituido por una casa principal con un jardín y cercado de galerías de piedra. Una huerta, así mismo cercada, con un estanque con sus cañerías para el surtido de aguas, ambas por un precio de 21.000 pesetas.
Y tres tierras denominadas “El Bosque”, a la espalda de la casa principal, otra en le pago denominado “Los Canchares” y otra en el pago de “La Sierra”.

Las referidas fincas fueron adquiridas mancomunadamente por D. Diego Martos Salinas, Presbítero. D. Toribio García y Moreno, Labrador, D. Ambrosio Alvarez Montes, Propietario, D. Eusebio García y Alvarez, Labrador y D. Juan Carlevaris y Carrillo, Tallador de cristal.

1881

El 5 de Febrero los compradores mancomunados proceden a la división de las fincas adquiridas y su posterior adjudicación a cada una de ellos, siendo testigos de dicha división D. Joaquín Colino y D. José Navarro.
Desde este momento empieza la degradación del monumento, procediéndose en años sucesivos a realizarse más subdivisiones, así cómo la destrucción y devastación de los jardines, huerta y la venta de elementos arquitectónicos singulares y múltiples piezas de piedra.

1903

CADALSO DE LOS VIDRIOS.
“…sólo queda en pie el edificio, antes de espaciosas y cómodas habitaciones, con todas las dependencias necesarias, como cuartos para la servidumbre, cocheras, cuadras, picadero, etc., y hoy dividido en pequeñas viviendas y tan estropeado, que sería costosísimo volverle a su primitivo estado. Además de hacer esto los nuevos propietarios han destruido, obteniendo muy escasa utilidad, sus magníficos jardines y huerta, por aprovechar para leña y madera los hermosos castaños de indias, frutales y arboles de sombra.”

Felipe Baquero
Nuevo Mundo. 26 de Noviembre de 1903. Paginas 16-17

  
Fachada Sur                                                Galería Este


Desde la huerta, donde aun pueden apreciarse restos de los arboles que la poblaron

1905

CADALSO DE LOS VIDRIOS.

“ Dejó de pertenecer el palacio a los Duques de Frías hará unos veinte años; hoy no nos puede dar ni remota idea de lo que fue. Las bonitas escalinatas del jardín, el estanque rodeado de hornacinas de gusto plateresco, el lindo cenador con columnas del orden jónico compuesto, todo yace por tierra maltrecho y destrozado. La casa se ha convertido en viviendas, pajares, bodegas, una herrería, etc., amenazando próxima ruina si no se atiende a su reparación”.

José Palanco y Romero
Revista Contemporánea. Paginas 181 a 189

1912

Dibujo Martínez Vázquez con la siguiente dedicatoria: “A mi querido amigo y compañero el gran escultor Juan Cristóbal”.
Regalado cuando Juan Cristóbal ya había adquirido parte del monumento

1917

El siete de Julio el Palacio sufre un aparatoso e importante incendio, teniendo que desplazarse desde Madrid una sección de bomberos para sofocar el incendio, afectando el incendio a las viviendas construidas en el palacio, al barrio colindante, quedando sin hogar cuarenta familias.
Dicho incendio terminó por destruir el Palacio, quedando únicamente las Galerías de piedra.

DESPUES DE UN INCENDIO: EL PALACIO DE DON ALVARO DE LUNA
Tienen conocimiento nuestros lectores, por las noticias que hemos publicado, del horroroso incendio ocurrido en Cadalso de los Vidrios, a consecuencia del cual han quedado sin hogar y en la miseria mas de cuarenta familias.
El edificio incendiado es el antiguo e histórico palacio de verano de don Alvaro de Luna.
Dicho palacio perteneció a la casa ducal de Frías, hasta hace treinta años que fue vendido a varios vecinos de aquel pueblo, quienes lo convirtieron en casa de vecindad.
El incendio no ha alcanzado a la parte mas bella del histórico palacio de don Alvaro, preciosa y extensa edificación de piedra granítica, que, aun estando abandonada y deteriorada por la acción del tiempo, se conserva como una prueba del buen gusto y de magnificación con que construían sus palacios los grandes señores de otras épocas.

La Nación. 18 de Julio de 1917. Pagina 11

1925

EL PALACIO DEL CONDESTABLE.
“No puede decirse que esté en ruinas. Esta peor. Porque, más que del tiempo, sus mutilaciones son obra de los hombres -del abandono, de la desgracia de los hombres-, y porque esas mutilaciones han sido, en parte, agravadas con aditamentos y reformas impuestas por la necesidad. Los compradores del palacio, cuando la ilustre casa de Frías quiso “deshacerse” de él, no estaban animados por ningún fervor estético, sino por normal propósito de lucro. Fueron cuatro o cinco vecinos de Cadalso los que compraron por “noventa mil reales”, la mansión señorial. No que sin antes hubiera procedido algún administrador a la venta de muebles, de tapices, de azulejos, de ornamentos: a uno de esos actos, perfectamente lícitos, que yo llamaría de vandalismo legal y son tan frecuentes en la Historia, en todas las Historias…..
Después, normalmente, los compradores comenzaron a explotar el palacio. Tala de arboles -de arboles que valieron, creo, cuarenta mil reales-; desprendimiento de artesonados y azulejos, que pasaron a otras casas o fueron a exornar el zócalo de alguna capilla catedralicia; venta de columnas, de pilas de mármol, de rejas labradas, de frisos, de celosías, …El palacio, ya víctima de un incendio memorable, sufrió el mas terrible de la venta a trozos….

Alberto Insua.
LA Voz. 9 de Julio de 1925. Pagina 1


Foto, donde puede apreciarse el cenador del centro del interior, tapiado y con una techedumbre sobre el mismo

  

1927

 
Galería Este, donde se puede ver una pared de división del jardín interior de abajo tapiada

Entre 1900 y 1930 los distintos copropietarios venden y son sacados del monumento, determinados elementos arquitectónicos singulares, así le Cenador de la Huerta, el Cenador del Jardín Interior, la Mesa de los Pobres, Chimenea Renacentista, Azulejos del siglo XVI, encontrándose hoy repartidos por la geografía de España, tanto en fincas particulares como en organismos públicos y eclesiásticos


Cenador de la huerta. (Propiedad particular)


155 azulejos. Hoy en el zócalo de la Capilla San Bernardino. San Francisco El Grande. Madrid

SALVEMOS NUESTRO PRESTIGIO:
“Del castillo ¡gran lastima!, queda sólo aquello que trasplantado no tendría valor, porque la piedra abunda en los contornos y el acarrearla de allí resultaría mas penoso que extraerla de la montaña. Las columnas de mármol, el cenador del centro, la mesa llamada de los pobres, porque en ella se servia a los que acudían de pasada, el brocal del pozo, las bolas que remataban el adorno, todo cuanto podía cotizarse ha sido salvajemente vendido. la gloria no se compra, y aquellas reliquias, hoy tan dispersa, solo allí alcanzaban la plenitud de su significación. Sentimiento de orgullo al pensar en el pretérito que aquellas ruinas ponen de manifiesto; da vergüenza, al contemplar la obra destructora del presente, cuya responsabilidad alcanza a la incuria administrativa que a 75 kilómetros de nuestra capital, por abandono, ha dejado perpetrar esta destrucción tan estúpida de uno de los castillos mas característicos de España

El Conde de Casas-Rojas
La Epoca. 24 de Abril de 1929. Pagina 1

1929


Fachada sur. En la que puede verse el mirador con las ventanas cegadas, puerta y el techo de la bodega construida en el mismo


Después de restauración.

  
Vista de la galería este, Con el palomar construido

1930

Juan Cristóbal conoce el Palacio de Cadalso de los Vidrios con motivo de una excursión en homenaje a Ramón Pérez de Ayala, por haber sido nombrado miembro de la Real Academia. Dicha excursión tenia por objeto visitar los Toros de Guisando y el monumento romano denominado “La Piedra escrita” en Cenicientos. A la excursión asistieron entre otros Ramón Pérez de Ayala, el homenajeado, José Agustín Balseiro, Julio Moisés, Ramón Menéndez Pidal, Ignacio Zuloaga y otros amigos de Ramón Pérez de Ayala

Al pasar por Cadalso se pararon a contemplar el Palacio de los Duques de Frías.
Juan Cristóbal queda prendado de las ruinas del monumento y propone al Circulo de Bellas Artes su adquisición para construir una residencia para artistas. Idea que es rechazada por dicho organismo dado el estado de ruina en que se encontraba .
Juan Cristóbal dejo su dirección a D. Rafael Carlevaris, propietario de una parcela del monumento, quien posteriormente se presento en su estudio ofreciéndole la compra de su parcela, siendo la misma la primera parte que compró Juan Cristóbal.
Dado que Juan Cristóbal no disponía, en ese momento, de dinero suficiente una parte del mismo se la presto Juan Belmonte, presente en la visita de D. Rafael Carlevaris

1931


Juan Cristóbal con su mujer e hijos replanteando los jardines

1937

Foto de la familia de Juan Cristóbal, tomada por Ignacio Zuloaga, a la que prestó ayuda económica durante la guerra civil, en la que se puede apreciar las primeras plantaciones de los dibujos de boj en el jardín interior, así como pared que separaba los trozos de Juan Cristóbal con los de otros propietarios

1944


Columnas de la galería este derribadas en 1954

1945


Fachada sur. Plaza Fuente Los Alamos        La galería este, todavía permanecía entera

1954

En este año el monumento sufre uno de los peores daños, al ser derribada la zona norte de la galería de columnas y así como la fachada de piedra este del edificio, para utilizar los restos de las piedras para hacer cuadras y cochiqueras, por su antiguo propietario.


Foto tomada desde la huerta donde se aprecia ya el derribo de la parte norte de la galería de columnas

1955-1956

Juan Cristóbal inicia en 1955 la reconstrucción de los restos de la parte sur de la galería este de columnas del monumento.


Inicio de la reconstrucción de los restos de la parte sur de la galería.

Mica, hija del escultor en las obras de la techumbre de la galería


Luisa hija del escultor pintando las troneras del techo reconstruido de la galería.

  

  

  


Después de la restauración.

1956-1957

En 1956 Juan Cristóbal compra a D. Joaquín Colino la parte norte del jardín interior y zona norte de la galería exterior y la mitad de la zona oeste y a D. Saturnino Sánchez, las ruinas de la zona norte de la galería este de columnas y las ruinas de la zona norte del antiguo Palacio.

Iniciando las obras de reconstrucción de dicha zona de la galería y replanteamiento del jardín interior correspondiente a la referida zona

  

 

  

  

  
Juan Cristóbal y Vitor, maestro albañil, durante la reconstrucción de la galería norte

  
Luisa y Juan Cristóbal, hijos del escultor, recogiendo y ordenando restos de la antigua galería norte derribada en 1954.

  
Reconstrucción de la galería norte y plantación del jardín. Juan Cristóbal en tareas de reconstrucción de la galería exterior norte.

  
Antes de la plantación de los jardines en la zona norte del jardín interior.

  
Después de la restauración.

  
1954 Fachada Oeste con las ventanas tapiadas.

  
Después de la restauración.

1957-1958

Juan Cristóbal en estos años realiza el replanteado y plantación de los jardines exteriores a la fachada sur del monumento, así como la colocación de rejas en los ventanales

  
Juan Cristóbal y el arquitecto Gonzalo Dal Re, en las labores de plantación del jardín de fuera.

  

  
Después de la restauración.

1959-1960

En estos años inicia la reconstrucción de pabellón norte donde Juan Cristóbal pensaba realizar su estudio de escultor

    


Juan Cristóbal supervisando la fase de reconstrucción


Juan Cristóbal y su mujer Juanita en esta fase de la reconstrucción

Juan Cristóbal desde los años treinta no sólo conservó y reconstruyó el monumento, para lo que tuvo que comprar mas de veinte parcelas consistentes en huertos, cuadras, bodegas, molino de harina, etc., si no que también impidió que fuesen sacados del monumento mas elementos arquitectónicos singulares, entre otros una escalera del jardín exterior, columnas, capiteles, basas e incluso la mitad norte de la galería exterior, etc., conservándose hoy dichos elementos en el monumento.

Sin lugar a dudas, basta ver estas fotos, para comprobar que sin la intervención de Juan Cristóbal desde 1930 hasta su muerte en Madrid el 19-09-1961, no quedaría prácticamente nada del monumento.


Plano de Ventura Rodríguez, levantado en el ultimo tercio del siglo XVIII, del edificio del Palacio completo.


Situación actual, sobre el plano de Ventura Rodríguez, después de la reconstrucción y restauración de Juan Cristóbal.
(En amarillo lo restaurado por Juan Cristobal, en azul partes desaparecidas total o parcialmente)